Los bebés aprenden el lenguaje a una edad temprana experimentando el mundo que les rodea con todos sus sentidos. Cuando a un niño se le diagnostica una pérdida auditiva hay mucho que hacer y aprender. En esta sección se explica por qué la audición es importante y cómo funciona el oído, se describen los test de audición más habituales, se explica qué es un audiograma y los tipos de pérdidas auditivas, y se proporciona más información para ayudar a las familias o a los cuidadores a entender lo que supone para un niño sufrir una pérdida auditiva.

La pérdida auditiva

La pérdida auditiva en los niños es mucho más habitual de lo que se pueda pensar. Hay unos 170 millones de niños hipoacústicos en todo el mundo que van a necesitar asistencia durante toda su vida. La pérdida auditiva afecta a 1-3 niños de cada 1.000 nacimientos y es el desorden sensorial congénito más habitual. Este número aumenta a medida que incluimos pérdidas auditivas conductivas, como las provocadas por el fluido del oído medio.

Un buen punto de inicio es entender por qué la audición es importante y conocer cómo está diseñado el oído para funcionar. El sonido está formado por pequeñas vibraciones en el aire. En el proceso de audición están involucrados el oído y el cerebro. El oído modifica las vibraciones del sonido en una señal que el cerebro pueda entender. El cerebro es la parte más importante de la audición, ya que es donde los sonidos se convierten en información con sentido.

Audiometrías pediátricas

La finalidad principal de un test auditivo es determinar el grado, la información, la forma y el tipo de la pérdida auditiva. Las características de la pérdida auditiva de su hijo pueden determinarse mediante diversos tests. El tipo de medida utilizada depende de la edad y las capacidades del niño. Los resultados del test se utilizan para diseñar un plan que maximice las habilidades comunicativas de su hijo. La mayoría de los bebés con pérdidas auditivas se benefician de los audífonos y otros dispositivos de amplificación. Asimismo, se benefician de las terapias y los programa educativos.

La audición no es un fenómeno de todo o nada. Incluso una pérdida auditiva leve durante los años cruciales para el desarrollo del lenguaje y el habla puede provocar que un niño perciba de forma incorrecta los sonidos y puede provocar un retraso en el desarrollo normal de la comunicación.

La audición de un niño es el medio por el que este desarrolla y perfecciona la comunicación oral.

Agradecimientos

Agradecemos el permiso y la asistencia de las siguientes organizaciones por su visión experta en esta parte de nuestra web

The Better Hearing Institute
The Infant Hearing Guide

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *